Los automovilistas saben muy bien que tienen prohibido andar con la licencia de conducir vencida. ¿Pero qué pasa con la “cédula verde“? ¿Tenerla vencida puede traer problemas en un control de tránsito?

La Cédula Única de Identificación del Vehículo -así se llama ahora, sin más verde a la vista- es el documento público que indica quién es el “legítimo poseedor” del vehículo y lo habilita a circular.

Resume, por un lado, los datos identificatorios del auto (marca, modelo, patente, número de chasis, número de motor); y por otro lado, los de su propietario actual (nombre, apellido, DNI, domicilio).

La Dirección Nacional de los Registros de la Propiedad del Automotor (DNRPA), al otorgar estas cédulas, les impone actualmente una validez de un año. En 2019 ese período se había ampliado a tres años, pero en 2021 volvió a ser de 365 días.

De cualquier modo, en el frente de la tarjeta figura siempre una fecha de vencimiento. ¿Qué pasa luego de ese día? Que la cédula, salvo que sea renovada, perderá uno de sus poderes.

¿Quiénes pueden conducir y quiénes no con una cédula verde vencida?

Para el dueño del vehículo (o los dueños, si tuviera más de un titular), nada cambia una vez que la cédula venció. Pueden seguir circulando con el mismo carnet de identificación, que de hecho aclara que “exhibido por el titular no tiene vencimiento“.

Lo importante es conocer que, una vez expirada, la cédula verde ya no podrá ser utilizada por terceras personas para conducir. Es decir, por alguien que no sea el titular registral del vehículo.

Desde la fecha de vencimiento, si el propietario o un copropietario quisiera que alguien más emplee el vehículo, ya no bastará con darle la cédula verde.

Deberá además tramitar en el Registro una Cédula para Autorizado (antes llamada “cédula azul“) para cada conductor no titular, o bien hacerles un permiso de manejo en su favor mediante un escribano. Las cédulas azules, a diferencia de las verdes, no vencen.

¿Cuál es la multa por circular con una cédula verde vencida?

Así, en un control de tránsito, los agentes aceptarán como válida una cédula verde vencida si quien está al volante es el titular. Pero si quien maneja no es propietario y sólo cuenta con la cédula vencida, no podrá seguir.

“Si viene conduciendo otra persona no titular, necesita cédula azul o autorización vigente. Si no, se infracciona“, confirmaron a Clarín desde la Secretaría de Transporte y Obras Públicas de la Ciudad de Buenos Aires, el organismo a cargo de los controles.

Las sanciones por esta falta dependen de cada jurisdicción. En territorio porteño, por ejemplo, se castiga con una multa de 100 unidades fijas (hoy $ 10.292). Y si el dueño no se acerca al lugar enseguida a llevarse el vehículo, lo acarrean.

Como excepción​, las cédulas verdes de taxis, remises y vehículos de carga o de pasajeros no vencen, aclaran las autoridades.

¿Cómo es el trámite para renovar una cédula verde y evitar que venza?

La renovación de la Cédula Única de Identificación del Vehículo se puede gestionar a partir de que falten 30 días corridos para el vencimiento.

El trámite lleva 24 horas y para ahorrar tiempo se lo puede iniciar por Internet desde dnrpa.gov.ar, entrando a “Renovación de cédula” y luego a “Trámites online” para completar la solicitud electrónica.

El propietario (o un copropietario) después tendrá que ir en persona con el DNI al Registro en el que está radicado el vehículo para certificar la firmaentregar la cédula verde en uso y pagar los aranceles que correspondan (si no se abonaron antes online).

Hecho esto, al día siguiente el dueño del auto ya podrá volver al Registro para retirar la nueva cédula, que vencerá un año después del día en el que fue expedida.



wpChatIcon