El salto que registran algunas compañías obedece a la revaluación que muestran los vehículos.

El efecto se debe a varias cuestiones que tienen que ver con la economía, la inflación, el aumento considerable que tuvieron en los últimos meses los autos usados y el retraso que hubo en los aumentos durante el 2020, donde las compañías aseguradoras de alguna manera se vieron obligadas casi a congelar precios y en muchos casos a dar descuentos en las cuotas mensuales, sumado a las promociones para poder mantener sus carteras en épocas de pandemia.

Un un ingrediente extra que explica, según los ejecutivos del sector, el nivel de aumentos que se experimenta: a lo largo del año la variación del tipo de cambio empujó el valor de los autos, lo que en el caso de los seguros se traduce en una suba del valor asegurable, lo que a la vez tracciona el valor de las cuotas de las pólizas.

Así, un vehículo de gama media, modelo 2015 que a comienzos de 2020 tenía una valuación de $600 mil comenzó el 2021 con una cotización de mercado de casi un millón. Ese auto, si pagaba un seguro mensual de $2.300, hoy abona poco más de $4.000. El blue empujó todo. El resultado es que las compañías que actualizan sus cupones de seguros semestralmente, ya empezaron a enviar las nuevas cuotas con aumentos de entre el 40% y el 50%.

Sobre este nivel de aumento, Daniel Layús, de la Asociación de Productores Asesores de Seguros de Córdoba (Apas) comentó: “Hay un componente técnico y hay un componente ´Argentina´. Con el componente técnico se define el aumento de las tasas para responder ante un siniestro. Mantener la suma actualizada de los vehículos es el gran componente de actualización que hay. No es que aumentó la tasa de aseguramiento, sino que aumentó la suma asegurada.

Durante una parte de la cuarentena muchas compañías mantuvieron la póliza a un costo por debajo de lo que valía el auto y no lo fueron aumentando o se iba actualizando a un 20% o 30%. Después, los aumentos de los vehículos empezaron a incrementarse por los impuestos a los vehículos y por otras cosas y los autos valen más”. Y puso el foco en otro aspecto: el incremento que registran los repuestos. “El valor de los repuestos subió muchísimo. Hay cubiertas de camionetas 4×4 que valen $80 mil, $100 mil; un espejo retrovisor de un BMW 2007 cuesta $170 mil; un parabrisas de un auto de media gama $40 mil.

Las destrucciones totales están llegando de forma muy fácil, por lo tanto, hay que pagar el valor del vehículo… hay siniestralidad más frecuente y más intensa por los valores. Cuando hay que responder por un accidente que implica una incapacidad de un 20% para una persona ya estamos hablando de más de 1,5 millón de pesos. Entonces, hay que sospechar de las compañías de seguros que no aumentan”, sostuvo. Y subrayó que “la compañía que hoy está cobrando por debajo de lo técnico vamos a ver que tarde o temprano lo termina pagando el asegurado. Las compañías tienen que aumentar para mantenerse aptas financieramente. Hay que asustarse de las compañías que cobran por debajo o salen con promociones de 40% de descuento”.

—¿Un aumento semestral del 50% no es descabellado?

—El problema de las pólizas semestrales es que en seis meses el país cambió 10 veces o más. Hoy las compañías ya están haciendo pólizas anuales con facturaciones mensuales y ahí tienen la obligación de mantener al día la suma asegurada. El problema también son las promociones donde te ofrecen cotizar el seguro del auto “de forma on line, fácil y cómoda”. Y no es así, porque no es una camisa: con un auto uno compromete su patrimonio. Equiparan el producto automotor a un paquete de yerba… entonces, si una compañía te paga el valor de tu auto a los 90 días es una lotería, una montaña rusa porque no sabés que vas a poder comprar dentro de 90 días.

Fuente: Diario Perfil



wpChatIcon